Marzo 2020

El Noticiero de la Salud con ERICK ESTRADA Y ALEJANDRA ATILANO.                                    CÁPSULA ESPECIAL “LAS SECUELAS DEL COVID 19 Y SU RELACIÓN CON LA DIETA” (18-03-2021)


MÁS DE LA TERCERA PARTE DE LAS PERSONAS QUE SOBREVIVIERON AL COVID 19 PADECEN FATIGA, OPRESIÓN AL RESPIRAR, TRASTORNOS DEL OLFATO Y EL GUSTO, FALTA DE CONCENTRACIÓN, TRASTORNOS DEL SUEÑO, DEPRESIÓN, ANSIEDAD, TAQUICARDIA Y DOLORES DE CABEZA; TODOS ESTOS SÍNTOMAS SON DEBIDOS A LOS TRASTORNOS PROVOCADOS POR COVID 19 EN LOS DEPÓSITOS DE GRASA, PRINCIPALMENTE DE ORIGEN ANIMAL, DENTRO DE LAS CÉLULAS DE LAS DIFERENTES ÁREAS PULMONARES, CEREBRALES Y EN OTROS ÓRGANOS.


Las grasas de origen animal, sobre todo la de los embutidos y carnes rojas, así como las grasas de origen vegetal fritas y horneadas, sobre todo las grasas trans de toda la panadería y de todos los alimentos chatarra, (conocidos en Europa como “alimentos basura”, pues causan al mismo tiempo obesidad y desnutrición).


Proponemos la siguiente hipótesis científica, basada en 20 mil datos de observación clínica: todas las grasas saturadas de la dieta, cocinadas o no, fueron modificadas por el covid 19, para usarse como combustible en la replicación (multiplicación) de los virus; somo se trata de un microbio parásito, usa la maquinaria genética de las células de los tejidos pulmonares de los enfermos, y las grasas modificadas por el virus, provoca micro embolias que impiden la respiración y en varios casos, la acumulación de estas grasas, provoca la muerte.


Desgraciadamente en más de la tercera parte de los sobrevivientes se presentan micro embolias en varios tejidos cerebrales, provocadas por la grasa de origen animal de la dieta, modificada por el virus, así como por las grasas vegetales fritas y horneadas; sobre todo se afectan las áreas cerebrales del olfato, el gusto y del sueño, donde se regulan los ciclos circadianos, así como las áreas de la depresión y la ansiedad; también se involucran grandes áreas cerebrales provocando dolores de cabeza intensos y falta de concentración.


Como era de esperarse, la mayoría de los muertos fueron personas que ya tenían muy comprometido su sistema inmunológico tratando de contra restar las enfermedades que padecían, pues la inmensa mayoría de las defunciones fueron ocasionadas en personas con hipertensión en el 46%; con obesidad mueren el 47%; en el 38% de los muertos, eran personas con diabetes tipo 2; y México, se caracteriza porque su población adulta, en su mayoría padece las tres enfermedades, todas ellas provocadas por un modelo alimenticio casi totalmente equivocado, promovido por la Norma Oficial de la Alimentación y además, todas estas enfermedades se complican por el sedentarismo, pues nuestra especie es de naturaleza nómada, diseñada para caminar o trotar de 30 a 50 kilómetros cada día; por eso no es extraño ver a más de 30 mil personas participar en cada maratón de 42 kilómetros. 


Esperemos que con los datos estadísticos de la presente pandemia, la Secretaría de Salud, por fin, actualice la Norma Oficial de la Alimentación, el aberrante Plato del Bien Comer, convertido desde el 2006 en una fábrica de enfermos, pues precisamente en ése plato se promueven los alimentos que provocan obesidad, diabetes tipo 2 e hipertensión, además de cáncer, a través de promover los alimentos basados en carbohidratos refinados y endulzados con azúcar también refinada, como toda la panadería y los cereales de caja; además se recomiendan los lácteos y las carnes rojas, alimentos que provocan cáncer, infartos e hipertensión.


Se vuelven indispensables estudios de laboratorio como el Perfil de lípidos para saber los niveles de colesterol y triglicéridos, pues cuando son superiores a 170 mg/dl y 100 mg/dl respectivamente se estará en mayor riesgo de padecer todos los síntomas molestos, comunes en más de la tercera parte de los sobrevivientes.


La primera recomendación que hemos hecho desde hace varios años a la Secretaría de Salud se relaciona con transitar hacia la alimentación natural que le corresponde a la especie humana, la cual es genéticamente herbívora; y por lo tanto debe de consumir los alimentos como los ofrece la naturaleza: alimentos vivos al momento de consumirlos y todos a base de vegetales frescos y orgánicos; nosotros hemos observado en nuestros consultorios una eficacia médica del 100% en más de 20 mil pacientes voluntarios que decidieron seguir esta recomendación alimenticia, la cual se complementó con Fórmulas Herbolarias desarrolladas en nuestro Programa Universitario a base de la Hierba del Sapo: el PC-300 y el R-250, con plantas que eliminan los depósitos de estas grasas, así como los excedentes de colesterol, por arriba de 170 mg/dl y de triglicéridos, por arriba de los 100 mg/dl en el torrente sanguíneo; se recomiendan tomar hasta que estas cifras sean menores y recomendamos tomarlas después de la recuperación para prevenir las secuelas.


Para los problemas del sueño, ansiedad y depresión, también desarrollamos Fórmulas a base de la Galphimia glauca, el N-100, planta que relaja los nervios y recompone las conexiones neurona-neurona, sobre todo las terminales L-dopamínicas; así como el consumo cotidiano de otra de nuestras Fórmulas a base de Magnesio para favorecer el funcionamiento de los neuromoduladores y para completar los ciclos de los movimientos cardíacos en las taquicardias.


Hemos puesto a prueba en más de 20 mil pacientes voluntarios diagnosticados con covid-19 que hicieron este tratamiento a base de la Fitoterapia: CitriCand a base de un Extracto de semillas de cítricos, rico en cumarinas, con efecto antiviral y un extracto de Chaparro amargo con alcaloides con efecto antiviral y antibiótico para prevenir infecciones bacterianas posteriores a la invasión del coronavirus y como complemento indispensable la Dieta Vegetariana Cruda estricta y el 100% de los pacientes recuperaron su salud y ninguno presentó los síntomas molestos comunes como los citados anteriormente.