Enero  2020

 

El Noticiero de la Salud con ERICK  ESTRADA Enero 2020
 

 POR DÉCADAS, EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD SE HA CONVERTIDO EN UNA FÁBRICA DE ENFERMOS Y EN LA ADMINISTRACIÓN ACTUAL, AL SEGUIR IGUAL, POR LO MENOS, SE DEBERÍAN DE AUMENTAR LOS IMPUESTOS A TODOS LOS ALIMENTOS PELIGROSOS, CIGARROS Y ALCOHOL, PARA QUE AL MENOS, PAGUEN LOS COSTOS DE LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS DE LAS ENFERMEDADES QUE PROVOCAN.

Erick Estrada, Universidad Autónoma Chapingo

Recientemente la Secretaría de Hacienda ha informado que los impuestos a los cigarros implican la recaudación de más de 17 mil millones de pesos al año; pero la atención médica a los fumadores cuesta más de 80 mil millones de pesos; también cada año; los 63 mil millones de pesos restantes, los pagamos entre todos los mexicanos, lo cual es totalmente injusto; como injusto es el mínimo aumento a los impuestos de los cigarros; subir el costo de la cajetilla de Marlboro de 57 a 63 pesos, más parece una burla para los mexicanos que no fuman; en realidad cada cajetilla debería de costar un mínimo de 200 pesos en impuestos, para acercarse al pago de los costos de su atención médica.

Lo mismo pasa con los impuestos a la chatarra, de los cuales se obtienen más de 76 mil millones por año en impuestos; pero la atención médica a la obesidad y la diabetes nos cuesta a todos los mexicanos más de 270 mil millones de pesos por año; así que es urgente aumentar los impuestos para juntar los 194 mil millones restantes; por lo que es irrisorio y una burla el mínimo aumento que se dio a los impuestos de la chatarra.

Considerando que por lo irrisorio de los impuestos que paga la chatarra y el nulo impacto en el consumo; precisamente el consumo aumentó 8% y lo que se requiere, es exactamente lo contrario: estimular una reducción frecuente en los consumos de los alimentos peligrosos y eso; además de las campañas educativas en las escuelas, sólo se logrará encareciendo todos los alimentos chatarra; la Organización Mundial de la Salud, la OMS recomendó al Gobierno Federal aumentar al menos a 3 pesos los impuestos por litro de refresco y el impuesto actual en menor a la mitad; nosotros proponemos un aumento mucho mayor de los impuestos, por ejemplo que el litro de refresco cueste 350 pesos, como en Roma Italia; y claro que allá casi nadie consume refrescos; de seguir así, los consumos seguirán aumentando y las enfermedades relacionadas también; tal como ha ocurrido en el primer año de la actual administración:

El Boletín Epidemiológico de la Dirección General de Epidemiología, de la Secretaría de Salud, nos informa que al finalizar el 2019, se han registrado 442 mil 671 personas con diabetes tipo dos; más de 1200 nuevos diabéticos por día y que en el 2018 se registraron 413 mil 942 personas con la misma enfermedad; es decir, cada día que pasa, hay más diabéticos que el día anterior; tanto en número como en porcentaje; y la obesidad es la principal causa de diabetes y los alimentos procesados, refinados, ultraprocesados como toda la chatarra incluídos los refrescos, son la principal causa de obesidad, además de la falta de ejercicio; pero es mucho mayor el impacto de la dieta que la falta de ejercicio.

Lo mismo se observa con el resto de las enfermedades crónicas y degenerativas como la hipertensión, los infartos cerebrales, los infartos cardíacos y los más de 200 tipos de cáncer; y sabiendo con toda certeza desde octubre del 2015, en que la OMS dio a conocer, basada en más de 800 investigaciones científicas: que el consumo de carne roja en general y de todos los embutidos en particular, son causa de cáncer; todos estos alimentos deberían de anexar en sus precios los impuestos por un monto que pague en su totalidad lo que nos cuesta el Instituto Nacional de Cancerología y los Hospitales de Especialidad Oncológica de todo el País.

De lo contrario, seguirá el colapso de la Red Hospitalaria de la Secretaría de Salud; en donde ya no se pueden atender al número creciente de personas con diabetes que requieren diálisis; el Gobierno Federal declaró Emergencia Sanitaria Nacional por Diabetes y Obesidad en Noviembre del 2016; y en la Administración anterior no se hizo nada; y en la Administración actual, tampoco se ha hecho nada; bueno, al menos el Director General del IMSS ya nos informó a mediados de enero del 2020 que la batalla contra la diabetes y la obesidad es una batalla perdida y que la única acción real que se ha tomado en el 2020, es haber sacado de la Red Hospitalaria de IMSS a la cadena tiendas OXXO que inundaban de chatarra al personal médico, a los enfermos y a sus familiares con los alimentos de más alta peligrosidad.

La Administración anterior y la Administración Federal actual, que ya cumplió más de un año, no ha actualizado la Norma Oficial de la Alimentación; el aberrante Plato del Bien Comer; en el cual se recomienda el consumo de carne desde los seis meses de edad y en el centro del Plato del Bien Comer (sigue la burla) se recomiendan los cereales de colores hechos con harina refinada, que produce obesidad y diabetes, colorantes cancerígenos y leche; a pesar de que el Instituto Nacional de Cancerología en sus Guías Médicas del Cáncer del 2015, dio a conocer que la leche de vaca es causa de cáncer de ovario en las mujeres y cáncer de próstata en los hombres y por lo mismo, Cancerología recomienda sustituir la leche de vaca por lechadas de almendras.

Atentamente Erick Estrada